6 CONSEJOS PARA TENER UNA CONFESIÓN PERFECTA

Has pecado. Te quieres confesar. Buscas un confesor. Como todos los cristianos auténticos, sabes que no eres perfecto y que necesitas reconocer tus faltas ante Dios. Ahora bien, ¿cuáles son las preguntas clave que debes hacerte para confesarte bien?. ¿Existe la confesión perfecta? ¿Quieres saber cuáles son los principales problemas que encuentra un cristiano cuando acude al sacramento de la Confesión?. Sigue leyendo.

UN SACERDOTE PARA UNA CONFESIÓN PERFECTA

Esta es la primera dificultad con la que te puedes encontrar a la hora de querer confesarte. Pero esto no es nada nuevo para ti. Ya lo sabes. Quien busca, encuentra. En una ciudad grande suelen haber iglesias donde hay confesores fijos muchas horas al día. Pregunta dónde y no te desistas hasta encontrar esa mina de oro para tu alma.

Si no encuentras un confesor, el mejor momento para encontrar al sacerdote es antes o después de la misa. Si no tiene tiempo, haz todo lo posible para citarte con el en otro momento concreto. Conseguirás que te atienda.

confesión lumen deiEn todo caso, si tu párroco no da abasto o en tu parroquia no hay horarios de confesiones, siempre vale la pena hacer viajes más largos para acudir a esos lugares donde hay horarios fijos de confesión.

Habiendo visto en un artículo anterior los aspectos teóricos más importantes sobre el sacramento de la Penitencia, ahora me parece oportuno darte algunos consejos prácticos para confesarse bien y con facilidad.

Es muy recomendable leer primero el anterior artículo sobre la confesión, pues evitaré en éste repetir algunas cosas, aunque sean importantes.

Vamos a recorrer los cinco pasos clásicos para una confesión perfecta y añadiremos otro fundamental:

1. Examen de conciencia

Te recomiendo hacer al final del día un examen de conciencia. Pero especialmente si has cometido un pecado mortal, debes de hacer un buen examen de conciencia antes de entrar en el confesionario. Este es el primer requisito para asegurar una confesión perfecta.

El responsable de hacer una confesión perfecta es el penitente, no tanto el confesor. Éste, sin embargo, puede ayudar por caridad con algunas preguntas.

2. Dolor de los pecados

El dolor sensible y las lágrimas no es lo esencial. El termómetro para medir el verdadero dolor de los pecados es  un firme propósito de enmienda. Por otro lado, puede ayudar para avivar el dolor profundo de los pecados confesar alguno en general de la vida pasada, aunque ya esté confesado.

Pero no no caigas en el otro extremo. No es necesariamente señal de dolor traer al confesionario una larga lista de pecado veniales e imperfecciones. ¡Cuántas absoluciones inválidas habrá por confesiones rutinarias sin arrepentimiento!

3. Propósito de enmienda

El verdadero dolor es el de convicción: “No quiero pecar más y voy a intentar seriamente poner los medios para ello”.

Estos medios son principalmente aumentar la cantidad y/o la calidad de la oración, y evitar en lo posible las ocasiones peligrosas. Este es el dolor que vale, aunque no se sienta nada. Lo demás es ir al confesionario como a una tintorería para quitarse las manchas, como dijo el Papa Francisco.

4. Decir los pecados al confesor

Aquí encontrarás otro de los obstáculos a la hora de hacer una confesión perfecta. Decir los pecados al confesor a menudo es algo que puede ser vergonzoso o incómodo.

Aquí tienes algunos tips básicos a la hora de confesar tus pecados:

– Nadie puede obligarte a que te confieses cara a cara. Siempre puedes buscar un confesor que te confiese con rejilla si así lo deseas. 
– Comienza a decir los pecados que más te cuesta soltar. Es lo que harías si estuvieras cargado de piedras, primero sueltas la gorda y luego ya irán cayendo las demás.
– Ante cualquier dificultad para confesar algo, pide al sacerdote que te ayude con preguntas si es necesario.
– Distingue si hubo consentimiento o no en la tentación. Distingue el pecado cierto del dudoso.
– Pregunta cualquier duda de conciencia. Pudiendo ser instruido, la ignorancia te convierte en culpable.     – Ve al grano diciendo tus pecados, sobre todo si hay personas que están esperando.

Unión Lumen Dei Apostolados

Al final, es recomendable decir esto o algo parecido: “Y también me arrepiento de todos los pecados que en este momento no me acuerdo y todos los de mi vida pasada”.

Pues si el que se confiesa solo dice imperfecciones y no pecados, la confesión es inválida.

5. Escucha con atención las enseñanzas del sacerdote

Si el sacerdote te dice algo que te parece no concorde con la sana doctrina, consulta a otro o compara lo que te dijo con el Catecismo de la Iglesia Católica. Dios nos libre del médico incompetente.

Escoge buen confesor. Y si repites con el mismo, mejor.

6. Cumplir la penitencia

Es muy importante que el confesor te ponga una penitencia. Pero es más importante -si cabe- que esta penitencia la puedas cumplir. Es posible que tu confesor te ponga una penitencia que no entiendas o no sepas cumplir. Dile que te la cambie. Si no te acuerdas de la que te ha puesto, pregúntale inmediatamente.

Y si ya no es posible preguntar, en la siguiente confesión puedes pedirle a otro confesor que te ponga una penitencia por la confesión anterior por haberte olvidado.

Hacer oración

La penitencia de la confesión se ha de cumplir lo antes posible. Dejarla mucho tiempo sin cumplir es exponerse a no cumplirla nunca. Si una persona no quiere cumplir la penitencia, la absolución que sigue es nula y la confesión sacrílega.

Por último, ten en cuenta que la confesión es la última batalla contra Satanás antes de que este ‘suelte su presa’.

Puedes invocar con fervor, momentos antes de ir a confesarte, a la Santísima Virgen para que salgas victorioso participando de su pureza.


Si te ha gustado este artículo no olvides de compartirlo con las personas que aprecias de verdad y déjanos tus comentarios!

Y si no lo has hecho ya, suscríbete a nuestra newsletter para ser el primero en enterarte de las novedades de nuestra comunidad.

Nos vemos en las redes sociales!! 🙂

8 Comentarios

  1. Yira Camargo 29 Abril, 2017
    • Unión Lumen Dei 9 Mayo, 2017
  2. EGLEE MIRELES 18 Abril, 2017
    • Unión Lumen Dei 20 Abril, 2017
  3. Julio Vega 7 Abril, 2017
    • Unión Lumen Dei 7 Abril, 2017
  4. Marta Cecilia Echeverri garcia 6 Abril, 2017
    • Unión Lumen Dei 7 Abril, 2017

Dejar un comentario